La importancia de una buena impresión

Dar una buena impresión a tus visitantes es la mejor manera de obtener buenos resultados en tu negocio. ¿Cuántas veces has entrado en un establecimiento y el aspecto del lugar y la atención de los empleados te ha hecho sentirte muy cómodo, o muy incómodo?

Seguro que más de una vez te has planteado si volver a entrar en un negocio solamente por la cara con la que te miró el dependiente.

En este artículo vamos a darte las 3 claves fundamentales para que la opinión que tus clientes se llevan de ti y de tu negocio sea la mejor posible, incluso si trabajas en una oficina por horas.

Un lugar agradable

El lugar al que entran tus visitantes debe ser agradable para que se sientan cómodos. Si te visitan en tu oficina y la tienes toda abarrotada de cajas, o cada mueble pertenece a una gama de colores y un siglo diferente, resultará muy complicado que los clientes se sientan cómodos.

En Justime hemos pensado la decoración y nuestros servicios teniendo en cuenta la comodidad, tanto tuya como de tus visitantes. Por eso, contamos con una decoración armoniosa y servicios que amenizan, como el servicio de brunch.

Una cálida sonrisa de bienvenida

Sin duda, no hay un lugar que sea tan acogedor que pueda sustituir una buena sonrisa de bienvenida. Por muy bonito que sea el lugar donde recibes a tus clientes, si tú o tus empleados los reciben con mala cara, no importará el decorado.

Una sonrisa es la mejor forma de dar la bienvenida a tus clientes, y expresarles que te alegras de que estén ahí contigo.

Recuerda, eso sí, que la sonrisa debe ser sincera y no estar forzada. Aunque tú creas que no se nota cuando sonríes de una forma falsa, todo el mundo se puede dar cuenta de ello.

Una buena actitud

Para terminar, una buena actitud transmite la confianza que necesitas que tus clientes tengan en ti. Si estás dispuesto a ayudar a tus clientes a conseguir lo que necesitan, esto tendrá que notarse en tu actitud hacia ellos.

¿Cuántas veces has ido a un establecimiento para preguntar por algo que necesitas y el dependiente, por no levantar el teléfono para hacer una consulta, te ha hecho marcharte sin respuesta? En muchas ocasiones, los problemas de los clientes no se resuelven por una mala actitud de quienes atienden de cara al público.

Si quieres tener resultados positivos en tu negocio y causar una buena impresión a tus clientes, no olvides los tres factores fundamentales: un buen lugar, una buena sonrisa y una buena actitud.